miércoles, 21 de enero de 2009

Epígrafe para un libro condenado.

La verdad no tendría conocimiento de este poema sin el espejo, tiene cierta relación con AL LECTOR, la máxima expresión del decadentismo.

Lector apacible y bucólico,
Sobrio e ingenuo hombre de bien,
Tira este libro saturnal,
Orgiástico y melancólico.

Si no has estudiado retórica
Con Satán, el astuto decano,
¡tíralo!, no entenderías nada,
o me creerías histérico.

Mas si, sin dejarse hechizar,
Tus ojos saben hundirse en los abismos,
Léeme para aprender a amarme;
Alma singular que sufres
Y vas buscando tu paraíso,
¡compadéceme!... si no, ¡te maldigo!

Charles Baudelaire (1821-1867)

2 comentarios:

Samara Morgan Lacroix dijo...

hola!, buen blog, me gustaria invitarte a que pasaras por el mio. Un saludo!

www.lacatedraldelasmelodiassangrantes.blogspot.com

Samara Morgan Lacroix dijo...

hola!, buen blog, me gustaria invitarte a que pasaras por el mio. Un saludo!

www.lacatedraldelasmelodiassangrantes.blogspot.com