lunes, 15 de diciembre de 2008

Lunático.


Casi un relato.

Ayer divisé entre parajes polvorientos un cíclope que derramaba átomos, en un mundo nocturno y nada humano.

Hoy veo una luna descrita casi en su totalidad por una tenue brisa de sombrío sonido,
Y el cielo retumba en turbias emociones, sin sabores cotidianos, tragedias que soslayan la existencia, que la hacen leve, como en un eterno retorno, hacen conocer la totalidad de la nada.

Sin embargo a pesar de verla en uno de esos techos nocturnos no logro más que tocarla con retinas, con ojos en mano, en un letargo (movimiento patético), toco su bello vacío y no puedo más que salir corriendo emocionado al salir de esta materialidad vulgar. ¿ A qué se debe tu lamento sombrío y perpetuo?

Será por así decirlo la subconsciencia motivada por ese afán fantástico, para salir de lo trágico de la cotidianidad, será pura locura, no lo se, más ese misterio que sintetiza mi mundo o mas bien oscurece mi pensamiento, pierde todo sentido para refugiarse en palabras, en vuelos de astrales de verbos y horizontes difusos.


PÓSTUMO

1 comentario:

†...Morgane...† dijo...

Me encantan tus escritos. Tienes un blog muy creativo e interesante. Espero poder seguir disfrutando del arte que creas.

Un saludo